Plantada en el Centro de Visitantes del Hueznar 14-07-2012

Fotografía circumpolar de la plantada del Huéznar
Fotografía circumpolar de la plantada del Huéznar

El pasado sábado 14 de Julio organizamos una plantada de telescopios en el Centro de Visitantes del Hueznar para un campamento internacional. Fue un tremendo caos pero nadie nos lo explica mejor que nuestro compañero José María Rivas. Os dejamos sus palabras (la foto superior es de nuestro compañero Jero ó JJLosada):

De las salidas que conozco ninguna ha permitido tantos titulares diferentes como la del pasado sábado en Hueznar. He obtado por esta porque «ese» momento me pareció decisivo en el devenir de la plantada. Me explicaré mas adelante. Otros titulares podrían ser:

«Entre Objeto y Objeto una «charladita»… por Isra.
«Permitir preguntas colectivas, ¿Qué preguntas, qué colectivo?»… por José Mª.
«Cuando llega la marabunta»… sobran referencias.

 


La reunión en los «bajos» de la Torre Pelli fue amena y divertida a medida que iban llegando los interesados.

El viaje fue tranquilo y apacible. A destacar por mi parte la compañía musical que llevaba MariO con unas sevillanas rocieras super-guapas y super-lentas. En la estación de Renfe de El Pedroso, segundo punto de cita y encuentro con los que habían ido por libre desde Sevilla. Cafelito con leche para algunos, cigarritos para otros, algunas fotitos y a seguir.

Desde El Pedroso hasta el campamento mas de lo mismo, aunque los que iban al final de la caravana notarían los efectos del trozo de camino de tierra.

Con la llegada al campamento de Hueznar empiezan las cositas interesantes.

Lo primero destacable nada mas entrar con los coches al campamento fue conocer las dotes de guardia de tráfico de Plegue. Yo no se si es una profesión frustrada o que intuyendo la que se avecina con los funcionarios empieza a entrenarse para «gorrilla».

Después de superar un pequeño caos con la entrada y posterior retirada de los coches de la zona de plantada una vez descargado telescopios, sillas, mesas y demás utensilios llegó un gran CAOS a la hora de organizar la posición de los «teles». Después de varios cambios de telescopios ya empezados a montar, llegó el orden y el consenso y con el retraso que traíamos de salida ya era de noche cuando los «teles» empezaron a «cazar» a la «estrella» (porque parece una vedette) Saturno para tenerlo preparado para el personal del campamento.

Me cruzo con Dounia que me manifiesta su sorpresa por tanto telescopio y tanto astrónomo. Pero si el Sr. Plegue te lo dijo el miércoles y también por mail, le recuerdo. Parece ser que no se había hecho a la idea de tantos coches y tantas personas. Me dijo que la riñeron por no informar adecuadamente por semejante invasión.

Eran las 23 hs. pasadas, noche casi cerrada y todo pararecía tranquilo, sosegado y controlado después de la instalación de la «artillería pesada». Unos reponían fuerzas, otros descansan, algunos repasan las notas de Isra, un grupito mas allá comentaban la movida….cuando de pronto vemos un avispero de luces en movimiento que se acercan por el Oeste. Parecía la calle Sierpes llena de nazarenos con sus cirios a las tres de la mañana de un Viernes Santo de madrugá. Pero…¿y esas luces?, no parecen linternas…Ya un poco mas cerca nos percatamos de que se trataba de una inmensidad de «smartphones» con sus dueños detrás que pertenecían al campamento y que venían a visitarnos según lo acordado.

Tarea ingente conseguir, NO que apagaran los móviles, sino que NO lo activaran para que no se encendiera la pantalla. Claro, era de noche, camino oscuro y para ellos lo normal es alumbrarse para caminar sin tener en cuenta, o sin saber la mayoría, que la luz es uno de los enemigos principales de los astrónomos. Costó un buen rato. Yo me fui a la cola para advertirlo con tiempo, antes de que llegaran a la zona de observación.

Cuando regresé con los de la cola, me encontré con la cara de Isra tan blanca que se apreciaba a pesar de la noche; parecía la cara de una geisha. Estaba tan asustado e impresionado que sus pensamientos gritaban. Uno de ellos decía: «Santo Dios, si esta avalancha sigue avanzando, tendremos que ir a buscar los telescopios al pantano». La preocupación ya no era las luces de linternas o móviles sino como parar a esa «marabunta» que avanzaba lenta pero implacablemente hacia los telescopios. Varios de nosotros y los monitores del campamento, gritando que había que pararse y sentarse para una charla de introducción. Nadie hacía caso y las luces de los móviles volvían a rebolotear por los aires como mosquitos con luz propia.

De pronto grité con todas mis fuerzas: «¡¡¡SIT DAWN, PLEASE,!!!». En realidad quise decir, mal que me pese, aquella nefasta frase de aquél fatídico 23 F: «¡¡¡SE SIENTEN COÑO!!!. No se de donde me salió la voz ni la fuerza, pero tuvo efecto inmediato y en un minuto las 70, 80 o 90 personas estaban sentadas en su mayoría. Sólo faltó decir a continuación casi con la misma energía: «¡¡¡SILENCE, PLEASE!!!» para que Isra comenzase a hablar.

No fue una charla sobre astronomía, según lo previsto, sino una serie de advertencias y consejos para cuidar la integridad de los «teles» dado la cantidad de asistentes, el suelo irregular, la oscuridad, la inexperiencia de la mayoría, etc.

Después todo fue una maravilla. Lo tengo que decir con mayúsculas: IMPRESIONANTE EL ENTUSIASMO, LAS GANAS, LA VOLUNTAD Y LAS BUENAS MANERAS DE TODO EL GRUPO PARA ATENDER A TANTO JOVEN QUE EN SU MAYORÍA NO HABLABA ESPAÑOL. Me paseé por todos los telescopios y era igual si su titular hablaba algún idioma o no. Todos se hacían entender y se esforzaban para que las observaciones y sus explicaciones quedaran suficientemente claras. Los familiares de algún astrónomo que se defendía en algún idioma también participó en las tareas de traducción.

Anécdotas hubo para todos los gustos y de todos los colores. A mi una chica, creo que peruana, me hizo dos preguntas. Primero me preguntó porque la luz de una estrella la seguíamos viendo después de «morir» según le habían dicho. ¡¡Ahhhh, esto es lo mio!!, me dije. Eso tiene que ver con la distancia o lejanía de la estrella y lo que tarda en llegarnos su luz a la velocidad de la luz, bla, bla. Se lo expliqué como buenamente pude y después me preguntó como se eligieron las estrellas que forman parte de una constelación y quién lo decidió y porqué. ¡¡Socorrooooooooo, Plegueeee, ¿donde estaaaaaaás?.Pensé que este tema es suyo y nadie mejor que el para una respuesta como Dios manda. Pero Plegue no contestaba ni aparecía por ningún sitio. Estaría en el centro de un «cúmulo cerrado» de chavales enseñándole un Cúmulo Abierto allá por Sagitario, Escorpión o vete a saber por donde. Como el que tenía mas cerca era Isra, le dije a «mi» peruana: mira, ese Sr. que está ahí rodeado de colegas tuyos sabe un mogollón sobre Constelaciones y cualquier curiosidad, duda o pregunta que tengas sobre Astronomía te lo explicará con todo detalle; se llama Israel. Como vio que se tendría que esperar un buen rato, allá que se fue mirando y tecleando su smartphone a pesar de las advertencias.

Cuando la mayoría se marchó, los mas interesados que se quedaron y los monitores astrónomos disfrutaron aun mas con la lista de observaciones que sin tanto bullicio se centraron en dar todo tipo de detalles de los objetos observados.

El resto de la madrugada fue toda una bendición hasta que llegó la TRACA FINAL con la aparición de Júpiter cogido de la cintura de la Luna. ¡¡Vaya temporadita que llevan estos dos!!. En la salida de El Ronquillo aparecieron cogidos de la mano después de una noche de copas. El sábado pasado, Júpiter escondiéndose detrás de la Luna y apareciendo cogiditos de la cintura. Creo que pronto iremos de bautizo.

Casi a las 6 de la mañana recogida de bártulos y desayuno en El Pedroso. Y el domingo todo el día durmiendo y soñando con las estrellas.

Todo un éxito a pesar de algunos momentos delicados y puntos y aspectos mejorables. Recogiendo las palabras de Isra al final de su correo sobre los puntos fuertes y débiles que nos invita a dar nuestra opinión y sugerencias, en correo aparte comentaré algunas reflexiones que he hecho sobre esta fantástica vivencia en Hueznar. Un Abrazo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.