El catálogo Messier (Maratón Messier 2016)

Charles Messier identificó y listó aquellos objetos de cielo profundo que, siendo fijos en la esfera celeste, le molestaban en su objetivo principal, que no era
otro que la búsqueda de nuevos cometas.

Objetos del Catálogo Messier.
Objetos del Catálogo Messier.

Messier publicó una primera edición de su Catálogo en 1774, conteniendo los primeros 45 objetos (M1-M45). Un primer suplemento vio la luz en 1780 alcanzando ya la cifra de 70 (M46-M70), y un año después el Catálogo se amplió hasta la cifra de 103 objetos. Para estos trabajos Messier contó con la ayuda de otro astrónomo francés, su amigo Pierre Mechain. Su trabajo de catalogación no implica que todos los objetos fueran descubiertos por ellos, pues el Catálogo incluye algunos que ya se habían descrito con anterioridad.
Con posterioridad a la muerte de Messier, y a lo largo de un siglo, también otros astrónomos inscribieron en el Catálogo los resultados de sus observaciones, ampliándolo hasta la lista de 110 objetos que conocemos hoy día.
El Catálogo Messier, que representa para los aficionados el más famoso y estudiado de los muchos listados existentes de objetos astronómicos, incluye cúmulos estelares tanto abiertos como globulares, nebulosas difusas y planetarias, galaxias espirales, elípticas, barradas y lenticulares, y algún que otro objeto que no puede catalogarse realmente como ninguno de los anteriores, por ejemplo M24 (una nube o mancha estelar), M40 (una estrella doble) o M73 (del que aún hoy se discute si se trata de un cúmulo o no es más que un simple asterismo). Se trata en su totalidad de objetos visibles desde la latitud de París, desde donde Messier realizaba sus investigaciones del cielo. Con la publicación del Catálogo Messier se puede decir que dio comienzo el estudio organizado del cielo profundo.

Algunos de los objetos del Catálogo Messier son tan conocidos entre los astrónomos aficionados que desde hace tiempo reciben un nombre propio que los identifica popularmente, como la Nebulosa del Cangrejo (M1), el Gran Cúmulo de Hércules (M13), la Nebulosa Trífida (M20), la de Andrómeda (M31), el cúmulo del Pesebre (M44), etc.
Aproximadamente una decena de objetos Messier se pueden identificar a simple vista si se dan buenas condiciones de observación, y más de la mitad se pueden localizar con prismáticos de tipo medio, si bien también hay algunos de más difícil visualización. No están numerados según un orden de posición en la esfera celeste, pues se iban numerando sin más orden que el de su hallazgo por parte de Messier y Mechain. Tampoco se encuentran uniformemente distribuidos en el cielo, pues la mayoría se concentran en la parte central de la Vía Láctea (aunque aproximadamente un tercio están fuera de ella) y en el Cúmulo de galaxias de Virgo.
115Desde la década de los 80, las asociaciones de astrónomos aficionados de todo el mundo eligen la luna nueva más próxima al equinoccio de primavera para llevar a cabo el reto del “Maratón
Messier”, consistente en intentar observar los 110 objetos del Catálogo en una sola noche, lo que conlleva unas 10 horas de observación.

La Asociación Astronomía Sevilla está organizando un Maratón Messier para el próximo día 12 de marzo. ¿Te animas a hacer este reto con nosotros? Infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *